miércoles, 5 de marzo de 2008

Vístete bien chaparrock


Hoy me enteré que llevo 17 meses trabajando en un mismo lugar. Acabo de escuchar que somos adultos contemporáneos porque cuando jugamos fut los martes contra los chavos nos terminan ganando 14 -4 o 14 - 5 (así de reñidos están los partidos) y el Sr. Charola me preguntó en el baño que si no me dolió el golpe de ayer, cuando en esto del fut me caí de espaldas metiendo el codo porque me resbalé cuando intenté pegarle al balón.
Mi look de oficina consiste en: Traje, ya sea gris, negro a rayas o azul marino (de preferencia). Camisa lisa blanca, o rayas y cuadros, según lo que me encuentre por la mañana en el clóset. Zapato negro en su mayoría de los casos, acompañado de un buen calcetín. Lo más gracioso es cuando me levanto el pantalón y observo esos horrendos calcetines oscuros contrastados con mis piernas peludas. Parezco algo que no quiero parecer... ja. ¡Soy alguien que no quisiera aparecer así en la oficina!
Por eso, ya los viernes me tomo más libertades y me olvido del traje. Agarro una camisa, un pantalón y hasta de zapato tenis me he llegado a presentar. Lo peor de todo es que por imagen, vanguardia y sofisticación las mujeres usan uniforme. Sip, se parecen a las estudiantes de la escuela de comercio en la que mi mamá daba clases. Me da tristeza verlas así, pero es un dulce cuando hay un día festivo en el que les permiten ponerse prácticamente lo que ellas quieran. Curvas arriba, curvas abajo, botas, estoperoles, colores chillantes y hasta una que otra blusita coqueta.
Esto se parece a la película esta donde todo era en blanco y negro porque no conocían los colores, la que de soundtrack tenía la canción de Across the Universe (Sí, de los biiitles) en versión de Fiona Apple. Cuando le dan rienda suelta a la gente, se vuelven locos. Los he visto en los campamentos de integración, echando porras, corriendo en rallies, haciendo juegos en la fogata.
Finalmente, cuando hicieron el video de fin de año y nos pusieron a hacer una tabla gimnástica a los del corporativo, el Sr. Charola gritó fuertísimo: "¿Es todo lo que tienen?"
La respuesta fue "pus no Sr. Charola... ¡somos mucho más de lo que se imagina!"

1 comentario:

Gabriel dijo...

Bien chaparock
Si tu eres adulto contemporaneo, pues yo yo estoy casi de salida en la senectud.
A ver si luego me enseñas como se maneja esta cosa del Blogspot